Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 abril 2011

DOWNTON ABBEY

Desde que aprendí a leer, mostré una clara preferencia por los autores ingleses como Kipling, Dickens, las Brontë, y más tarde Jane Austen o M. M. Kaye (aunque no precisamente Zanzíbar), Maugham… Incluso la pedorra de Agatha Christie me entretuvo una temporada hasta que me harté de ver que como hubiese un turco o un paquistaní entre los personajes, estaban condenados a ser los asesinos. Ya se sabía, para ella, esas etnias siempre han tenido serias inclinaciones hacia la perversión y el crimen.
Cuando empecé a ir al cine, cosa que también hice muy a menudo y desde muy pequeña, me encantaron las pelis inglesas. Al igual que en la literatura, estaban llenas de diálogos inteligentes y maravillosas actuaciones, medidas, sin alharacas ni tonos elevados. Podían decir cosas terriblemente malvadas de forma escueta y sonriente mientras sujetaban con dos deditos, una delicada tacita de té. Además, tienen esas pieles tan blancas con suaves matices sonrosados, donde uno no ve ni un solo lunar y que sólo a ellos les sientan bien. Sólo a ellos porque no conozco a nadie que tras un semi-eterno invierno lluvioso, no tenga un aspecto macilento, de cadáver ambulante. No es de extrañar que esa observación llevara a Darwin a plantear su teoría de la evolución y adaptación al medio, llegando en su caso a la perfección.
Pues con un buen puñado de personajes así, esos chicos de Carnival Films han compuesto una obra magnífica para la ITV network que se titula “Downton Abbey”.
Desde que vimos el primer episodio estoy en éxtasis y sólo me pregunto cómo haré para subsistir hasta que continúen con la siguiente temporada. He esperado a que estuviera alguna de mis hijas en casa porque la felicidad compartida es más felicidad y a que dieran todos los episodios, ya que la cadena de TV que la ha estrenado, agota con las interrupciones para anuncios. La hemos visto toda seguida. Qué atracón tan afortunado!
Cuánta distinción hay en los movimientos de las señoritas de esa familia, que dicen cosas muy hirientes sin que se les mueva el recogido del cabello ni gesticulen airadas. Y esos atildados varones de aspecto tan pulcro que tratan entre caballeros la conveniencia de un matrimonio, poniendo sobre la mesa todas las propiedades que los acreditan. Justo lo que me gusta, la gente que expone sus opiniones directamente y sin ambages y no sus sentimientos, que resultan siempre tan agobiantes e impúdicos. Algo muy desagradable que sí sucede en otras sociedades con un clima igual de chungo.
El retrato que hace la serie de la situación de las mujeres cuando aún no tienen voto (y francamente, tampoco voz como no sea para zaherirse entre sí porque la competencia es tremenda), es fantástica. Maggie Smith lo resume en una sola frase cuando dice:
-Una mujer tiene la opinión política de su padre mientras vive en su casa y la de su marido cuando sale de ella.

Porque sí, las mujeres sólo salían de su casa al casarse, porque habían pasado a ser propiedad y responsabilidad de otro caballero. Más te valía ser guapa o tus posibilidades quedaban muy reducidas. Por eso era tan importante tener hijos varones o las chicas de la casa quedarían desprotegidas al no poder heredar. Las propiedades estaban vinculadas a los hombres.
Espero que haga un buen verano o la espera se me va a hacer MUY larga.

Read Full Post »

Notita a mis hijas

Hoy salí a caminar con papá, que para que los corticoides no se me acumulen en la popa, me obliga a andar un buen rato. En realidad es porque me dejan muy cansada y desanimada y si fuera por mí, me quedaría durmiendo todo el rato en un sofá frente a la caja boba.
Mira que siempre salgo con el bolso (en eso soy muy tradicional)… pues justo hoy pensé que me daba pereza cargar con todo ese equipaje de cámara de fotos, libreta de notas, lápices de colores… aparte de que al ser domingo, todo estaría cerrado y no tendría dónde invertir ni un centavo. Pues en el paseo empezamos a ver gente con camisetas con escudos del Perú cerca del Rectorado y papá recordó que eran elecciones generales.
Pasamos a la carrera por el Consulado y me dijeron que si volvía con mi documentación antes de las 16:00h, aún podría votar.
Pues tal cual. Comimos rápido y regresamos a cumplir con mis deberes ciudadanos. Por lo visto éste es el único consulado de la zona Norte aparte del de Barcelona y estaba concurridísimo. Un gustazo oír hablar a gente tan educada y cortés. Sólo llegó por allí un tipo de aspecto macarra, todo vestido de negro, que aparte de unos tatuajes con letras caligráficas enormes en los brazos, llevaba un “borsalino” blanco que lo coronaba como una guinda a un pastel.
Había una especie de hallcito antes de la sala de votaciones donde esperábamos a que nuestras mesas quedaran vacías para acercarnos a votar y el individuo éste, aprovechando el cambio de vigilante de mesa, se plantó en la mía como si fuera el dueño del local.
Ya sabéis lo que me pasa, que en 5 minutos con compatriotas, saco el lenguaje del país, así que lo llamé:
-Oyyys, joven! Ven a hacer tu cola, ya?- El vigilante se acercó a sacarlo y al pasar a mi lado me dijo:
-Ya pesssss, señora… Iba a hacer una consultita nomás….-
-Ok, pero haz tu consulta afuertita donde la información-
Como habría dicho aquella mujer de la carretera de Punchana, cholo igualante!
Se lo conté a papá al salir y me dijo que habría pagado por verlo.
Mis paisanos aprovecharon la coyuntura para cachuelear* y había organizada una comida-kermesse en una asociación bastante lejos, pero los pobres iban andando ante el recuerdo del olor del huacatay, sin importarles la distancia.
De todos modos, justo al frente del consulado hay un kiosquito microscópico donde habían colgado extendida la bandera del Perú y vendían tamales de chancho. Compré uno y llamé a Sergio por teléfono. Pretendía que le llevara la mitad a su casa! Después estuvo preguntándome insistentemente si habría anticuchos y seviche, que cómo no le había avisado.
Nada más llegar a casa, abrí el paquetito de bijao y le tomé fotos al tamal. Lo podréis ver en flickr.
Ha sido un lindo día después de todo. Y eso que es domingo!

*cachuelo,
2. m. Perú. Trabajo eventual de poca remuneración.

Read Full Post »

EXPECTATIVAS

Desde el mes de Diciembre pasado, en mi edificio hay un nuevo presidente de la comunidad de propietarios. Bueno, pues ha alcanzado el Zenith en el escalafón social. Desde esa posición privilegiada nos contempla como a pequeños monigotes que puede gobernar a su antojo.
Pocas expectativas tenía en esta vida cuando alcanzar este puesto, para el que no ha habido campaña electoral, ni elecciones ni nada por el estilo, sino riguroso turno, lo colmen de tanta autoridad y felicidad.
Más o menos con una cadencia de diez días, nos convoca a una reunión extraordinaria para hablar de los temas más disparatados, como el enorme gasto superfluo que supone que se enciendan todas las luces del pasillo de su entreplanta (sólo son tres bombillas!), las seis veces al día que sale de su casa. Como tiene que regresar, evidentemente, se convierten en doce encendidos despilfarradores. Él a esto lo llama “un estudio serio sobre al ahorro energético”. Su propuesta es: Cambiemos todas las del edificio a bombillas de bajo consumo.
Las que tenemos actualmente, son bombillas que se encienden con detectores instalados hace menos de un año y que duran exactamente 60 segundos y por supuesto, no son de bajo consumo o tardarían varios minutos en estar a pleno rendimiento. Eso las haría inservibles para ver con claridad las cerraduras de nuestras puertas de entrada.
Mi respuesta salió rápida: -Qué tal si no sale usted de su casa más que una vez al día y nos lo ahorramos todo?
Madre mía como se puso! Los alaridos debieron oírlos al otro lado del universo. Echaba llamaradas por los ojos, que dicho sea de paso, quemaron a todos mis vecinos porque tiene un estrabismo divergente de gran angular, que los achicharró a todos mientras yo permanecía en su ángulo muerto.
El día que le tocó la asignación del cargo (insisto en que es por riguroso turno), como ya lo sabía, se preparó concienzudamente y nos leyó un pliego de descargos, de intenciones o ideario, que ya nos debió de dejar alarmados y temernos lo peor. Desdichadamente, aparte de mí, la gente se lo tomó como chifladura de alguien dispuesto a asombrar a la concurrencia con una actuación estelar y nada más y sonrieron burlonamente. El tiempo me dio la razón.
Se ha ido creciendo y ufanando y en otra de sus reuniones adoptó un papel de consejero espiritual, asesor o no sé qué y nos largó una especie de homilía sobre la generosidad para con un par de vecinos que han llevado a esta sufrida comunidad a juicio por diferencia de criterios sobre lo que significa la mayoría.
Como le mandé guardarse su catequesis o terapia de grupo donde no nos molestara, ha venido dedicándome larguísimos párrafos en la redacción de las actas. Curiosamente, no son ni por lo más remoto un relato real de los hechos, puesto que incluso ha llegado a amenazarme en las juntas, con que “de no ser una señora, recibiría otro trato”, pero eso no lo menciona. Compone unos circunloquios de difícil comprensión, administra justicia y sabiduría desde la más absoluta insensatez.
Cuando tenga tiempo suficiente, los voy a copiar aquí para entretenimiento de mis familiares y amigos. No tienen desperdicio.
Mucho me temo que antes de que acabe el año nos exija coche oficial y guardaespaldas.

Read Full Post »

SUEÑOS

Creo que como consecuencia de las dosis masivas de hidro-corticoides que me han puesto en el hospital la última semana, estoy teniendo un montón de sueños que habitualmente, desde que soy mayor, no tengo. O no los recuerdo.
Esta noche he soñado con mi madre y con mi tía.
Cuánto se han alegrado de verme y cuántos abrazos y besos me han dado! Mi tía aparecía muy bien y erguida pero mi madre decía estar enferma y estaba encogidita. Con la facilidad que tienen los sueños para esas cosas, en cuanto dijo estar enferma, el escenario, que hasta entonces parecía ser el aparcamiento de El Corte Inglés, con ellas sentaditas en la veredita que hay a un lado de la rampa, pasaron a estar en un hospital. Lógicamente me vi entrando a visitarlas y otra vez lloraron de alegría al verme y volvieron a darme abrazos y besos. Mi madre entonces me dijo que yo era muy buena porque les había llevado la mejor comida posible: sandwichs de pollo! Estaban viejecitas pero muy sonrosadas, con unos coloretes que parecían los de Heidi. Al poco rato llegó Barbara (y es que los sueños viajan más rápido que KLM) a reclamar su sandwich y poco después Gachi preguntando si les había puesto salsa de cebolla. Santo cielo, qué extravagancia!
He llorado mucho al despertarme.
Últimamente, al enterarse algunas personas que mi madre falleció hace poco, me dicen que es triste verse en primera línea en el turno de irse de este mundo y a mí me sorprende. No es esa mi sensación de primera línea. Yo lo que siento es que ahora ya no hay nadie en el mundo que se pondría delante de mí para que yo no me lleve los golpes y esa, no importa la edad que tengas, es la auténtica sensación de orfandad. Al irse mi madre, también se fue la única persona que nunca me contestó mal. No pretendo decir que no fuera capaz de decir cosas desagradables, sino justamente eso, que nunca me contestó mal. Y yo, cuando hago una pregunta y me responden mal, me resiento como si me dieran un golpe.

Read Full Post »

DELANTE MÍO

Viernes 1 de Abril de 2011-04-01

DELANTE MíO

No. O sease, que dirían los modernos: NO!
A una antigua amiga mía con 2 títulos universitarios superiores, que no para de recordártelo, decidí finalmente un día sacarla de su error y me respondió muy llena de razón ella… Delante mío, no… pero delante mía, sí!
Claro -le contesté yo- que se note que somos chicas!
Las locuciones adverbiales no tienen propietarios, ni delante, ni enfrente, ni atrás, ni detrás … sólo lado, pero es que lado, aparte de un adverbio de lugar (al lado del…, del lado de…), es también un sustantivo.
A ver si lo pillan de una vez! Además, deben de ir acompañadas de pronombres personales, no de pronombres posesivos!
Voy a poner una listita aclaratoria para que los que tengan dificultades, tengan cómo guiarse

PRONOMBRES PERSONALES
Yo, mí, me, conmigo
Tú, tí, te, contigo
Él , ella, sí, se, consigo
Nosotros, nosotras, nos
Vosotros, vosotras, os
Ellos, ellas, sí, se, consigo

ADJETIVOS POSESIVOS
Mi, mis
Tu, tus
Su, sus
Nuestro-s, nuestra-s
Vuestro-s, vuestra-s
Su, sus

PRONOMBRES POSESIVOS
Mío-s, mía, míos-s
Tuyo-s, tuya-s,
Suyo-s, suya-s
Nuestro-s , nuestra-s
Vuestro-s, vuestra-s
Suyo-s, suya-s

Así pues, siempre se tendrá que decir:
Delante de mí (ojo! Lleva acento, pronombre personal, no adjetivo posesivo, como en: mi gato)
Detrás de vosotras
Frente a sí
Delante de mi casa (aquí sí que va un adjetivo posesivo, porque es la casa la que es mía, no el “delante”).
Y ya que estamos: NUNCA se debe decir, como tantísimas veces se oye en los informativos:
“A mis espaldas pueden ver ustedes cómo arden las casas del centro de Trípoli…”
Para empezar usted sólo tiene una espalda, no dos. En segundo lugar, cuando el sustantivo espalda se usa en plural, pasa a ser una locución verbal y siempre tiene el sentido figurado de que esa persona no debe enterarse de lo que está sucediendo tras de sí. Cómo es que me lo narra si todo eso sucede sin que usted se entere? A qué ha ido? Dese la vuelta y mire!
Ej: Ella quiere vivir de espaldas a la realidad.
La ponen verde a sus espaldas, delante de ella se comportan de forma muy distinta.

Read Full Post »