Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 4 noviembre 2012

MUDANZA

Hace quince días, la señora que me ayuda en casa y yo, empezamos a empaquetar todo lo que habíamos acumulado en casa durante años. Digo empaquetar en vez de empacar porque realmente eso fue lo que hicimos de la mañana a la noche. Habíamos comprado un rollo de plástico transparente igual que se usa en las cocinas, sólo que el doble de ancho y tan largo como la Vía Láctea. Todo lo que consideramos que podían ensuciar los transportistas, que no se andan con miramientos a la hora de agarrar bultos, lo enrollamos con el plástico ese, primero en horizontal (fijando así cajoncitos y puertas cuando se trataba de muebles) y luego en vertical, igualito que las coordenadas geográficas. Otras cosas más chicas, se metían después en cajas, de forma que cuando lleguen a la casa nueva y me lo azoten en el suelo de cualquier lugar, podamos ir sacando cosas al ritmo que consideremos oportuno. Le calculo dos años. Tiene que haber un componente ancestral que nos hace adquirir propiedades de forma irracional. Los cavernícolas costillas de mamut, conchitas de caracol o piedrecitas brillantes y nosotros, cochinadas diversas. Éste es un homenaje a Sole, que trabajó como una campeona, incansable, animosa y con una fortaleza increíble. Cuando el dolor por todo el cuerpo no me dejaba dormir por las noches, me acordaba de ella y me preguntaba si al día siguiente sería capaz de levantarse. Y sí, allí estaba ella sonriente como siempre. No sé cómo habrá sido remar en una galera, pero dudo mucho que fuera peor que esto. He decidido no volver a comprar un libro, ni pintar un cuadro, ni comprarme zapatos ni bolsos y probablemente decida llevar una vida ascética y monacal para siempre. Un catre y un vaso de agua será mi idea de perfección.

Anuncios

Read Full Post »